LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

24 de enero de 2008

SINCERIDAD



La sinceridad como bandera
La teoría presa de la práctica incompleta
Pretender vivir diciendo todo lo que piensas
Te ha salido caro ya no hay nadie que te entienda
Sin embargo yo mi gran hermano
Comprendo tus dudas, tus miedos, tus pecados
Porque son los míos también
juntos nos los inventamos
Y el resto del mundo decidió que somos malos
Si tú sufres sufro y me desarmo
Y quisiera estar allí pero estoy aquí viajando
En un tren con rumbo al sur por un vino acompañado
Y no sé si es el paisaje o yo el que está llorando
Yo que fui abogado del diablo
Sigo estando como entonces siempre de tu lado
Ni judío ni cristiano simplemente humano
Yo no juzgo ni condeno solamente amo
Me voy despidiendo estoy llegando
En un par de días vuelvo al norte y te lo canto
Para estar de nuevo juntos como cuando enanos
Y volver a ser, y volver a ser de entre los buenos los más

5 comentarios:

Blogger Fermina Daza ha dicho...

Querida Luisa, la sinceridad es un arma de doble filo. Creo que en este mundo tan acostumbrado a la mentira, la sinceridad se mira con malos ojos.

Un beso

Irene

24 enero, 2008 00:45  
Blogger Chapellina ha dicho...

Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía.(Ralph Waldo Emerson)

Yo prefiero ser sincera que ser hipócrita aunque me llamen mala.

;)

24 enero, 2008 04:02  
Blogger nieve ha dicho...

Alguna vez has sentido la desilusión de descubrir la verdad?, esa verdad que descubre un engaño o una mentira?, seguramente si; la incomodidad que provoca el sentirnos defraudados, es una experiencia que nunca deseamos volver a vivir, y a veces, nos impide volver a confiar en las personas, aún sin ser las causantes de nuestra desilusión.

Pero la Sinceridad, como los demás valores, no es algo que debemos esperar de los demás, es un valor que debemos vivir para tener amigos, para ser dignos de confianza.

Al ser sinceros aseguramos la amistad, somos honestos con los demás y con nosotros mismos, convirtiéndonos en personas dignas de confianza por la veracidad que hay en nuestra conducta y nuestras palabras. A medida que pasa el tiempo, esta norma se debe convertir en una forma de vida, una manera de ser confiables en todo lugar y circunstancia.

Un besote Lu

24 enero, 2008 13:33  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Yo tengo varios enemigos por decir y mostrar la verdad como es ,me encanta como soy y a estas alturas ni puedo ni quiero cambiar .BESITOS A LAS TRES.

24 enero, 2008 22:04  
Blogger Birrilly ha dicho...

Aaaaaaaaaaah ........... la verdad, tanto poder que da, tanta dureza en una frase o palabra, pero dime, siempre es bueno tenerla de tu lado u al frente?

25 enero, 2008 04:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal