LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

17 de enero de 2008

STARS


Para mí, el solitario, sólo para mí
brillan las innumerables estrellas de la noche,
la fuente de piedra susurra su mágica canción,
y sólo para mí, para mí, el solitario,
surcan las sombras coloreadas
igual que nubes que deambulasen como sueño sobre el paisaje.
No un hogar ni un sembrado,
ni bosque o profesión me fueron concedidos,
mío es tan sólo lo que no tiene dueño,
el arroyo que cae tras el velado bosque,
mío el fecundo mar,
mío el gorgojeo de los niños que juegan, el dolor y las lágrimas del enamorado solitario en el atardecer.
Míos también los templos de los dioses,
el venerable bosque del pasado.
Y no es menos mi patria en el futuro
la iluminada bóveda celeste:
Mi alma alza el vuelo a veces con nostalgia
para ver el futuro dichoso de los hombres,
para ver el amor, vencedor de la ley, amor de pueblo a pueblo.
Vuelvo a encontrarme a todos, cambiados con nobleza:
al rey, al campesino, al comerciante, al laborioso pueblo de los marineros,
al jardinero y al pastor, todos, agradecidos,
celebran la universal fiesta del futuro.
Sólo falta el poeta,
él, testigo solitario,
portador del anhelo del hombre y su pálida imagen,
pues que el futuro, el mundo consumado
no necesitan más. Sobre su tumba
muchas coronas se marchitan,
pero ni rastro ya de su recuerdo. Hermann Hesse.

5 comentarios:

Blogger Marian ha dicho...

Acabo de encontrate y estoy viendo tu blog. Se respira mucha sensibilidad en el.
Cuanta envidia siento de vosotros los que sabeis contar las cosas de la vida con palabras tan hermosas, gracias.
Saludos

17 enero, 2008 19:40  
Blogger Chapellina ha dicho...

Que bonito Lua!

17 enero, 2008 19:59  
Blogger nieve ha dicho...

ah lu, me encanta Hemann Hesse. Aquí te dejo uno de sus poemas:

Lamento (1929-1941)

El ser no nos ha sido dado. Somos un río sólo
y dócilmente en toda forma confluimos:
tanto la noche como el día, catedral o caverna,
todo lo atravesamos, pues nos arrastra la sed por existir.

Así llenamos forma tras forma sin descanso,
y ninguna llega a ser patria, ni dicha, ni necesidad,
siempre de viaje, huéspedes para siempre,
no nos llama el campo ni el arado, tampoco crece el pan para nosotros.

Desconocemos lo que Dios piensa de los hombres.
El juega con nosotros, somos arcilla entre sus manos,
enmudecida y maleable, ni ríe ni solloza,
es realmente dúctil, pero tampoco se calcinará.

¡Ser convertido en piedra alguna vez, durar!
Siempre viva por ello está nuestra nostalgia,
mas también queda siempre un temeroso escalofrío
y nunca se hace pausa para nuestro sendero.

Un besote

17 enero, 2008 20:41  
Blogger Gatadangora ha dicho...

El escrito precioso y la musica de Simply Red,fantástica.¡¡¡Ay como pasa el tiempo!!!.
Besos

17 enero, 2008 20:43  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Marian gracias por comentar ,ahora me pasaré yo tambien por tu blog .

Chapellina es precioso ,Hermann Hesse siempre me gusto .

Nieve a mi tambien me gusta ,me encanta .Gracias por el poema .
Besines .

Si Gatadangora,si aunas el poema de Hesse y la musica de Simply ya es que tocas hasta los angels del cielo casi con las manos .
Besitos .

17 enero, 2008 21:37  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal