LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

25 de febrero de 2008

PARA TI MARI MAR


Hoy vengo a hablarte, mar, como a mí mismo.
Como me hablo cuando estoy a solas,
cuando alejado de los tristes días
que nos contemplan desde el ojo humano
acerco el ascua tenebrosa y sola
al principio del ser, a las raíces
donde alborea, matinal y oscura
la caricia primera de la tierra.

A hablarte vengo, mar, como a mí mismo,
en esta noche mineral y lúcida
mientras la luna, desde arriba, arroja
sobre los mundos una luz calcárea
y en el bisel del horizonte hiere
su duro, lento y solitario hueso.

Desde hace siglos sin cesar palpitas
tu blando corazón contra las rocas
que ante tu orilla, para siempre oyéndote
se bañan mansamente o se derrumban
fingiendo limos, donde solo existen
aristas de ira para tus entrañas.

Hoy vengo a hablarte, porque tú, conmigo
nacistes y sin cesar crecimos
cuando en la rosa del albor primero
con vesperal y fabuloso ojo
detrás de los helechos acechaba
el paso de los corzos y la sangre,
empapando la tierra, me llamaba
hacia los bosques, como el fuego ardiente
de una lejana y cegadora estrella.

En esta noche en que mi historia acaba,
en que los siglos sordamente suenan
bajo las plantas de mis pies desnudos,
bajo la tierra donde crecen árboles
y las palomas y las flores vuelan
junto a la hermosa garra de las águilas...
A ti, acudo, mar, en esta hora
porque el destierro de tu voz me llama
y en el hondón de mis entrañas siento
removerse otra agua clamorosa.
Tú solo, mar y mar, gimiendo
la soledad tremenda del que a nadie
puede decir su soledad. El mundo,
las lejanas estrellas que podían
escuchar tu dolor o presentirlo,
estaban lejos, porque Dios quería
tu sola soledad, tu dolor solo
como un terrible cántico a su gloria.

Quieta y muda, la tierra, duramente
diques ponía a tu invasora forma
que imitaba la vida de los pétalos
o la erizada furia de la selva.
-Nunca nos conocimos. No sabíamos.
Distintas nuestras sangres se ignoraban:
la tuya verde, transparente y única;
la mía roja, sordamente múltiple...-

En esta noche, mar, en esta noche
cuando la luna desde arriba arroja
sobre los mundos una luz calcárea
y en el bisel del horizonte hiere
su duro, lento y solitario hueso,
yo te pregunto lo que están buscando
ese fragor dulcísimo de manos,
esas inmensas lágrimas que chocan,
el eco interminable de las aguas
que como cuerpos sobre ti se aman.

Dime qué buscas, mar, qué es lo que busco
cuando temblando de la orilla huyes,
cuando temblando del amor me alzo,
cuando la mano en mis entrañas hundo
y golpeo sobre ellas como un látigo
cuando royendo la caverna oscura
te rompes con horror contra un peñasco
o ya en la calma de una tarde triste
acaricias, soñando, antiguas playas...

En esta noche, mar, en esta noche
en que mi sino solitario tiende
su milenario cuerpo por tus costas
mientras los viejos musgos y los líquenes
prenden grises hogueras a tu orilla
donde queman su óxido de sombra
las invisibles razas invernales
que algún día se fueron de la tierra
yo pregunto el destino de los muertos
que antes que yo nacieron y gimieron
para darme a la luz, de los que en siglos
y siglos, se tendieron como gérmenes
para que el fuego vivo de mi cuerpo
alma les diera cuando los recuerde.
Yo pregunto el destino de su sangre
corriendo como un río sin orillas
al inquietante reino donde todo
-la carne con la carne, el cuero húmedo,
la tierra junto al tacto deshaciéndose-
forman breves coronas desoladas,
transparentes cenizas que se rinden.

Busco en la sombra. Allá, por los confines
de la mano que elevo como un pájaro
más alta que mi frente. Aquí termina
todo entero mi ser, la carne acaba
y comienza la estela de los astros,
la clamorosa luz de las estrellas.
Aquí comienza el mar. Yo soy el único
junto al que habita solo, desde siempre,
la eternidad errante de la tierra.
Aquí comienza el mar, aquí termino.
Solo después que yo mi voz humana,
un recuerdo sereno en el vacío.

-Por debajo de mí los enterrados,
como fríos veleros, navegando
por otro mar sombrío, el de la muerte,
donde un viento, que es tierra, los empuja
hasta el confín ardiente de mi vida.
Dios no pregunta, porque Dios se basta.
La tierra calla, porque nada espera.
El mar hermoso, bajo los luceros,
y el hombre solo, bajo los planetas,
su muerte inútil, sin morir, rechazan
contra la roca ciega del futuro.Jose Luis Hidalgo

19 comentarios:

Blogger Nuria ha dicho...

Tienes todo mi apoyo.
Estas cosas ocurren de manera tan repentina, que aunque te lo esperes provoca un choc tremendo.
Un abrazo

25 febrero, 2008 18:33  
Blogger Graciela ha dicho...

Amiga, la vida es como la mar, nos acaricia , a veces nos golpéa y asi todo el tiempo, es un ciclo que se repite a veces disfrutas y otras duelen los golpes mal, solo quiero que sepas que cuentas conmigo siempre, solo hazmelo saber y aunque esto no tan rotundo como un abrazo real...tiene todo el cariño y la buena onda que sea capaz de enviarte y eso cruza cualquier barrera,al igual que todos los que te visitamos TODO este cariño llega estes donde estés, hasta pronto, un abrazote inmenso!

25 febrero, 2008 19:51  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Muchas gracias a las dos .Os quiero .

25 febrero, 2008 19:58  
Blogger jose carlos ha dicho...

Un saludo Lu, que tengas una buena semana. Un beso enorme guapa.

25 febrero, 2008 20:24  
Blogger lágrima de esperanza ha dicho...

Luisa,de buena gana te daría un abrazo ahora mismo,pero te lo mando con todo mi corazón. Estoy aquí igual que todos,aunque sea en la distancia. La vida tiene estas malas sorpresas...Un beso muy grande.

25 febrero, 2008 20:30  
Blogger fabi ha dicho...

Me he entregado ahora y lo siento mucho de verdad, Lua...
muchos abrazos desde aquí hasta allí...

25 febrero, 2008 20:58  
Blogger Gatadeangora ha dicho...

Hola,mi niña,me gustaria que estubieras aquí nos iríamos a pasear junto al mar a a hablarle de tus cosas y a relajarnos escuchando su dulce música.
Besitos

25 febrero, 2008 21:14  
Blogger Sebas ha dicho...

Esta noche tu historia acaba! Acaba de empezar, que es diferente...
Ahora tienes una historia que te va a marcar par toda la vida, una historia que debes contar para desahogarte, una historia que más bonita o más fea es parte de tu vida, al final he llegado a esa palabra mágica para mi; es una historia que forma parte de tu RECUERDO.

Saludos.

25 febrero, 2008 22:06  
Blogger CAMINO INCIERTO ha dicho...

¿cómo estás hoy ? .Ahora poco a poco ,recuerda los momentos buenos que pasasteis,que seguro que los hay y mucho ánimo para sus padres y hermanos, si los tienen.

25 febrero, 2008 22:23  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

UFFF no sabeis lo emocionada qué me siento al leer vuestros comentarios .En definitiva este mes de febrero ha sido negro muy negro ,pero bueno hay que tirar para delante .GRACIAS Y UN GRAN BESO Y ABRAZO PARA TODOS VOSOTROS .

25 febrero, 2008 22:39  
Blogger Birrilly ha dicho...

HOLA................TODA MI ENERGIA POSITIVA ESTA CONTIGO, ya apareci.

25 febrero, 2008 22:52  
Blogger Marian ha dicho...

Bonito homenaje el que acabas de dedicar a Mari Mar, me ha emocionado mucho.
Tu cuídate mucho querida amiga, no dejes que te afecte más de lo necesario. Para que estés un poquito mejor te doy un abrazo fuerte fuerte, siéntelo, estoy contigo...

25 febrero, 2008 23:02  
Blogger Sebas ha dicho...

Echaba de menos ya tus comentariso por mi blog.

Saludos y a tirar "pa'lante."

25 febrero, 2008 23:10  
Blogger Chapellina ha dicho...

Hola Lua. Yo también te abrazo desde lejos. T.Q.M y ánimo!

26 febrero, 2008 00:29  
Blogger Frabisa ha dicho...

Hola, guapa, tu vida comienza en este instante y estoy segura que algo fantástico te aguarda, te lo mereces, estoy convencida.

Un besazo

26 febrero, 2008 00:32  
Blogger nieve ha dicho...

Hola Lu, leí tu post recién publicado y fui incapaz de decirte nada. Nadie sabe porque se toma una decisión de este calibre, es imposible plasmarla en papel, en cifras, en estadísticas. Cómo explicar que la soledad y el vacío que sientes nada tienen que ver con la tristeza? que van mucho más allá? que traspasa la nada? Ayer fue un día tremendo, médico a la mañana, tarde y noche, de hecho no regresé a casa hasta las 3 de la mañana... y he pensado mucho en tus post. Todos los meses veo personas luchando contra el cáncer, cuando acompaño a mi tio a sus tratamientos. A pesar de lo que pudiera parecer, el ambiente en absoluto es triste. Se respira una gran fuerza, unas ganas enormes de luchar por vivir y sobre todas las cosas, esperanza a nivel máximo. En este caso, posiblemente uno de los pilares que no existían era precisamente el de la esperanza... Cuando tienes la certeza profunda de que nada cambiará, de que es imposible que vaya a peor... imagino que te da valor para cometer un acto de este tipo. No se Lu, es muy difícil de comprender. Todo mi apoyo y sabes dónde estoy para lo que necesites.

Un fuerte abrazo mi querida Lu

26 febrero, 2008 12:46  
Blogger Namy ha dicho...

lua cariño...muchos animos,eh?...ojalá todo fuera de otra manera!...
esto que has publicado es precioso...como todo lo que nos pones, en serio!...es un placer leerte!.
Mucha fuerza, vale? y para lo q sea, ya sabes, aqui estamos, las 24 horas!.
que tengas una buena semana...besitos muy fuertes y un abrazo!.lo siento de verdad!.

26 febrero, 2008 12:47  
Blogger Soraya ha dicho...

Que poema tan sentido y tan maravilloso, mira que las cosas que dice son realmente verdaderas y hay momentos en la vida que nos es necesario oirlas y que nos las digan.

Un beso,

Soraya

26 febrero, 2008 18:53  
Blogger CAMINO INCIERTO ha dicho...

Ese cielo es hermosísimo,sin entrar en asuntos religiosos ,en los que estoy desencantada, te diré que los nuestros están en un cielo así, en paz,sin sufrir.
Somos nosotros a los que nos cuesta aceptar su ausencia.
Me gusta ese cielo y te lo "pillo" para cambiar el fondo de escritorio.Besotes ,lua.

26 febrero, 2008 22:15  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal