LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

14 de abril de 2008

LAS VIRTUDES DEL VINO


El alcohol tiene una acción fisiológica sobre la sangre y sobre las arterias qué, según la bebida y las cantidades, puede resultar beneficioso o perjudicial para la salud.

En general, un consumo moderado de cualquier bebida alcohólica resulta positiva para el organismo ya que provoca un sensible descenso del colesterol malo y un incremento del colesterol bueno.

Además, favorece la correcta coagulación y disminuye el almacenamiento de lípidos nocivos en las paredes de las arterias en las horas posteriores a una ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas.

Vamos resumiendo, después de leer todos los beneficios del vino tinto te dan unas ganitas de cascarte una/s botellita/s con buena compañía sea en grupo o con alguien especial qué ni te cuento, lo malo es qué al día siguiente produce un dolorcillo de cabeza increible ..... pero como bien se dice en la introducción es beneficioso en función de las copitas qué cada uno se meta entre pecho y espalda por eso, bajo mi punto de vista mejor beber poco y bueno qué mucho y malo ..... en fin dependiendo del grado de torelencia al alcohol qué cada uno tenga ........... y a quien no le guste el vino ..... pues nada un zumito de naranja qué tambien es cosa buena......

11 comentarios:

Blogger libra ha dicho...

hip ,hip, hip!!!!

Lo cierto hip hip es que a mí hip hip, el vino me gusta.
Pero, hip hip no lo suelo tomar hip hip,porque se me sube muy pronto hip hip

Eso sí, de vez en cuando me gusta una cenita especial con una copita de vino

14 abril, 2008 23:01  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Jajajaj Yo tambien tengo un muy mal beber ,debe ser porqué lo hago poco ,pero de vez en cuando y en momentos especiales una buena copichuela no viene nada mal .Un beso.

14 abril, 2008 23:04  
Blogger EVA ha dicho...

Vaaaaaaaale, si insistes beberé vino, vaaaaaaa. Yo bebo vino todos los fines de semana. Los viernes abrimos una botellita y tenemos que hacer esfuerzos para que nos dure, si no la mitad, una buena parte de ella para el sábado.
Aunque nena, el vino que has puesto, ese es para una ocasión muy, muy, pero que muy especial, eh? Es de los que cuando ves a alguien haciendo el intento de mezclarlo con gaseosa literalmente le matarías.
Muak!

14 abril, 2008 23:31  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Esa botellita es para un momento especial especial ....

Hasta mañana preciosa .

14 abril, 2008 23:34  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Ahhh y algún loco hay por estos mundos de Dios qué mezclaria este suculento vino con la gaseosa.

14 abril, 2008 23:35  
Blogger Marian ha dicho...

Jeje, el Vega Sicilia creo que le gusta a todo el mundo.
Como dices si el vino es bueno, no es tan peleón.
Claro, tampoco hay que pasarse.

14 abril, 2008 23:41  
Blogger Deluxe ha dicho...

Sí, si y si es un V.S mejor aun, con este seguro que no tienes resaca, yo lo probé hace tres años y está riquísimo.

15 abril, 2008 00:08  
Blogger Frabisa ha dicho...

Nunca había bebido vino, era una señal de protesta no hacerlo.

De unos para aquí, me he acostumbrado a beberlo en comidas o cenas de celebración y además he cogido paladar, me gusta el vino bueno.

Con la segunda copa ya pillo un puntito, pero nada de tener que llamar a los bomberos. Esos puntitos de más risa y más hablar.

besitos

15 abril, 2008 00:12  
Blogger nieve ha dicho...

Soneto del vino

¿En qué reino, en qué siglo, bajo qué silenciosa
conjunción de los astros, en qué secreto día
que el mármol no ha salvado, surgió la valerosa
y singular idea de inventar la alegría?

Con otoños de oro la inventaron. El vino
fluye rojo a lo largo de las generaciones
como el río del tiempo y en el arduo camino
nos prodiga su música, su fuego y sus leones.

En la noche del júbilo o en la jornada adversa
exalta la alegría o mitiga el espanto
y el ditirambo nuevo que este día le canto

otrora lo cantaron el árabe y el persa.
Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia
como si ésta ya fuera ceniza en la memoria.

Poema de Jorge Luis Borges

Yo si tomo vino, sin pasarme, pero me gusta conocerlo, disfrutarlo, buscar el maridaje perfecto con la comida, sea salada o dulce. Cuando cocino algo especial, me gusta poner "mi música", abrir un botella de vino blanco, servirme media copa e ir tomandola mientras voy cocinando. Puedo asegurarte que entre la música, el vino y la cocina, la comida resulta espectacular. Igual que compartir "la cocina" con una copa de vino. Son momentos maravillosos.

Un besote LU

15 abril, 2008 15:46  
Blogger Antiqva ha dicho...

Ah, amiga, me has hecho recordar una tarde-noche de esas prodigiosas en que en una cena informal, el anfitrion -sin que nadie lo esperara- saco unas botellas de Vega Sicilia...

Creo que la cancíón ¡Que noche la de aquel dia" se inspiraba en ese atardecer mitico.

Que barbaridad, que vino tan bueno...

Eso se queda en la memoria como algo de leyenda...

Un abrazo

15 abril, 2008 20:36  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Veo qué todos le damos al codo ehhh ,pillinessssssss ,jajja .Pero a quien le amarga un dulce (mejor dicho ,una copita ??)).Un beso a todos .

15 abril, 2008 21:01  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal