LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

21 de febrero de 2009

MI RINCON


No es buena hora, lo sé, pero hay un rincón, siempre hay un rincón dónde volver, donde llegar, aunque en él no pueda esconderme. Siempre lo hay, a estas horas más aún, porque puedo dejarme caer sobre la silla sin prisas o, mejor dicho, sin más prisa que la que mis ojos y mi cuerpo anuncien. Aunque, hasta en los casos en los que ambos suplican una tregua, siempre hay más, otra vuelta de tuerca más. Hay un minuto más, o cinco más, para esperarte por si acaso apareces y otro más, otro minuto más, para recoger los recuerdos despacito e ir guardándolos en la caja de zapatos. Al fin y al cabo, nadie, excepto yo, puede hacerlo, porque nadie más que yo sabe dónde colocarlos… Por eso, siempre hay un motivo, siempre una razón, para volver a tumbarse a la sombra del árbol que me da vida y releer las páginas en blanco que se intercalan entre las líneas de mi memoria, todas con igual color, todas con igual destino, todas a salvo, lejos ya, de las marcas que, aunque tendamos a pensar que no, deja el olvido…

Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Tere ha dicho...

Pues aquí vengo,a este rinconcito a descifrar tu escrito,y sin tenerlo pensado...me ha salido un pareado.Besotes,guaaaaaaaaaaaaaaapa!
El rinconcito que tengo yo en mi casa es mi bien más preciado

21 febrero, 2009 23:52  
Anonymous yo calpurnia ha dicho...

hola Lua, tus últimos posts son geniales, me han encantado

Me quedo con la foto de la flor entre las piedras, que sutil, lo más frágil y sencilo es capaz de sobresalir y sobrevivir ante tanta circunstancia adversa y dar color a un escenario frío y duro

un beso fuertote

22 febrero, 2009 00:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal