LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

27 de enero de 2008

EL VACIO DE UN ABRAZO



Abrazos vacíos que te sumergen en un pozo oscuro lleno de agua helada que congela hasta el más puro de los sentimientos. Siento el frío intenso de un abrazo sentimentalmente inerte, ha quedado tatuado en mi piel, cuántos abrazos recibí así, de ti, abrazos forzados y sin amor.

Allí abajo en el fondo del pozo pido a gritos que me tiendas la mano, te veo allí mirándome y sin querer hacer nada, pasivo, inmune a mi dolor, inmune al frío intenso que cala por los poros de mi piel, siento que desvanezco, pero entonces saco fuerzas de lo más profundo de mi ser y alzo mis brazos e intento llamar tu atención y que cojas mi mano con fuerza para sacarme de tan horrible lugar, pero tus ojos dirigen su mirada a otra parte y de repente, tu cuerpo se torna agua cayendo al pozo y formando parte de esa agua helada que me rodea y me hace estremecer. No puedo más, mis sentimientos se van helando por momentos, tú añadiste más frío al agua, aquella agua que simbolizaba mi vida. Vuelvo a alzar mi mirada, veo una sombra acercarse al borde del pozo, aparece él, mas ya no eres tú, pero igualmente pido a gritos mi salvación, tal vez su corazón sí entienda de amor él me mira y tiende sus brazos, los alcanzo! rozo su mano hasta que al fin puedo cogerla y agarrarme fuertemente, tira de mí con ímpetu e ilusión, pero resbalo, “Dios mío no!! Agárrame con más fuerza, no quiero volver a caer al pozo” pero el agua que humedecía nuestros brazos se tornó resbaladiza, se congelaba, se congeló y tuviste que soltar mis manos, corrías el riesgo de que tu corazón se quedara helado por completo, yo tampoco podía permitirlo y dejé que me soltaras, volví a caer a aquel agua helada, pero el calor que sentí nada más rozar tu piel empezó a calentar el agua, empezó a dar calor a mi vida, más no lo suficiente como para poder salir de aquel pozo, me faltaba una cuerda a la que amarrarme y no la había, me sentí sola, muy sola y entonces empecé a gritar, corría el riesgo de que la soledad se apoderara en mí, deseaba que alguien me escuchara, y sí me escucharón fueron agarrando mi mano pero ninguno quiso sacarme de allí, no entendía por qué, yo lo daba todo, pero no recibía nada, me sentía tan vacía como los abrazos que recibí.
.
Seguiré gritando hasta quedarme afónica, tal vez tú me escuches, “por favor siiii escúchame!” ya me quedé afónica sin fuerzas pero pareció que alguien sí escuchaba mis débiles gritos, entonces me pareció ver algo… ¿qué era aquello? era otra sombra pero diferente a las demás, mis ojos intentaban mirar hacia arriba pero la claridad que había en el exterior les dañaba, y rápidamente bajé la mirada, no me dio tiempo a verle, mas escuché su voz, su ronca y grave voz, que agradable sensación, cuanta fuerza me transmitía, miré a mi derecha y cual fue mi sorpresa que vi aparecer esa cuerda por mí anhelada, él no me tendió su mano, fue diferente, él me tendió esa cuerda para que yo sacara fuerzas de mí y pudiera salir por mí misma, sin más ayuda que los medios para tal fin.

Tomé esa cuerda, esa que me sacaría del pozo, por fin, mi salvación, llevaba tanto tiempo en la oscuridad… las piernas me dolían por ese frío intenso, pero pese a ese dolor decidí subir y aguantar, deseaba tanto salir de allí, no podía dejar pasar aquella oportunidad de volver a ver la luz. A medida que subía empezaba a poder ver tu rostro, tú seguías llamándome y dándome fuerzas para llegar a la luz. Vi tu sonrisa que alegró mi alma, vi tus ojos y rozaron mi corazón, resbaló una lágrima por mi mejilla y comprendí tu amistad, tu clara y sincera amistad. Cuando llegué me abrazaste, y recibí el primer abrazo lleno de cariño, el primer abrazo de mi vida repleto de sentimientos y por ello mi corazón y mi alma volvieron a sonreír, fue posible, sí lo fue y lloro al recordar y saber que aún estás.

Ese sentimiento de soledad que me hizo presa durante tanto tiempo, ese vacío inmenso que sentía en lo más profundo de mi ser se disipó y mi sonrisa iluminó tu rostro.

Gracias por estar ahí y por hacerme comprender que debo aprender a quererme, me descuidé y la soledad me iba atrapando, me dejé abandonada en un rincón llorando por algo que no está en mis manos poderlo conseguir, pero sobretodo, gracias por seguir ahí

6 comentarios:

Blogger Graciela ha dicho...

Que bonito lua!! me atrapó la lectura de tu post, cuantas veces pensamos que no saldremos de pozo de la soledad y que solo el amor de los que nos quieren de una forma u otra nos dará la fuerza para emerger..aún en la noche más oscura de la vida...sale el sol, hay alguien que nos tiende su mano y acaricia nuestra alma para poder seguir..
"No importa lo grave que sea un problema, lo irremediable que parezca, lo enredado que esté el nudo, lo grande que sea el error. Un simple acto de amor resolverá todo." Emmet Fox.
Un beso, un placer visitarte y un muy buen fin de semana!!

27 enero, 2008 04:32  
Blogger OLGUIS ha dicho...

gracias luisa por visitar mi blog y es un honor y encantada que me enlaces a tu blog y mil gracias de antemano.
que tengas un buen fin de semana
saludos
olga.

27 enero, 2008 05:13  
Blogger Chapellina ha dicho...

Dios, cuanto sentimiento!

Que bueno que siempre exista una mano que te ayuda cuando tus fuerzas se han desvanecido.

;)

27 enero, 2008 07:58  
Blogger Arena ha dicho...

Muy bonito Lua!!
Tienes, razón, somos nosotros quienes debemos salir de nuestros propios pozos, los demás solo pueden ayudarnos y animarnos, pero quien ha de hacer el esfuerzo para salir hemos de ser nosotros, sino corremos el riesgo continuo de tropezar y volver a caer.

27 enero, 2008 08:16  
Blogger Soraya ha dicho...

Luisa, cuanto has dicho!!! pero te quiero decir algo, la soledad es buena, te enseña a conocerte, te enseña a tener paciencia con la vida, y te enseña algo muy importante...que el amor es tolerante (no tonto, sino tolerante), no desesperes nunca, que todo tiene su tiempo, y hay un tiempo para cada cosa.

TE abrazo fuerte,

Soraya

27 enero, 2008 20:11  
Blogger nieve ha dicho...

Sabes lo bueno de los falsos abrazos? que cuándo nos dan uno verdadero nos transporta al cielo.

Un besote mi queridisima Lu

27 enero, 2008 21:44  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal