LAS COSAS DE LUA

Siempre hay algo que contar y a quien contar....

2 de febrero de 2008

DISTANCIA


Estabas allí, a lo lejos, con tus ojos clavados en los míos, estabas allí en la distancia, y sentí como rozabas mi corazón hasta hacerme estremecer, tus ojos iluminaban el más oscuro rincón de mi interior, me hiciste sentir la vida, me hiciste sentirme viva y me diste a conocer el amor, pero mientras yo más me acercaba tu más te alejabas, entonces sentí como un frío intenso se introducía por los poros de mi piel, congelando así parte de mi ser, mi corazón gritaba en silencio "no te alejes!! no, por favor!!, te necesito aquí, a mi lado", pero no me escuchabas, no podías hacerlo ella te lo impedía. Cerré los ojos y escuché un susurro, una débil voz que llegaba a mis oídos, quería entender qué me decía y descubrí que era tu dulce y suave voz… me decías cuánto me amabas, entonces mi alma sonrió, seguí escuchándote, me decías que la distancia cada vez sería más corta y así fue, estás más cerca de mí, pero a la vez más lejos. Sigues allí, en la distancia, puedo verte pero no abrazarte, intento acercar mi mano hacia tu rostro, necesito sentir tu piel rozando con la mía, pero entonces las llamas se apoderan de esa distancia quemando así mi piel, ella impedía nuestro amor. Sigo aquí esperándote, sigo sintiendo como acaricias mi alma dañada, sigo aquí odiando cada vez más la distancia, odiando ese gran muro que nos separa, llevo tanto tiempo esperándote que mi corazón se agota, que mala es la distancia, esa que me hizo perder la cabeza por ti, que mala es la distancia, esa que va quemando poco a poco lo que hemos llegado a sentir. El amor va muriendo, se va marchitando, yo lucho contra ello, pues te he querido tanto… ¿Podré tenerte algún día entre mis brazos? ya no lo sé, solo sé que la distancia sí es el olvido y que mi corazón sigue llorando por esa corta distancia que quemó nuestro amor.

9 comentarios:

Anonymous Birrilly ha dicho...

A que se debe que las realidades sean crueles y las fantasias sublimes, tieenes una hojilla mortal en tu pluma que la verdad espero poder sentir algun dia en carne propia.......muy bueno.

02 febrero, 2008 15:39  
Blogger Alberto ha dicho...

Luisa, ojalá que eso que tan bien nos cuentas no te suceda a ti. Por otro lado, ¿quién sabe? ¿quién hay al otro lado, esperando a conocernos?
Las raíces de la amistad y del amor son largas y profundas, pero... hay que regarlas para que no mueran.
Besitos cariñosos.
http://tiflohomero.blogspot.com

02 febrero, 2008 16:54  
Blogger Gatadeangora ha dicho...

Muy bonito,¡¡me encanta todo lo que escribes!.
A mi tambien me gusta el color rojo.
Besos guapetona

02 febrero, 2008 17:49  
Blogger Fermina Daza ha dicho...

Si, la distancia es el olvido afortunadamente. Y si, nos resistimos a olvidar, pero a la larga puede más nuestro instinto de supervivencia. O sea, que de amor ya no se muere, a Dios gracias!!

Besos, Lua

Irene

02 febrero, 2008 20:27  
Blogger jose carlos ha dicho...

El amor, que cruel es a veces pero también es maravilloso. Feliz fin de semana guapa. Un beso.

02 febrero, 2008 20:59  
Blogger nieve ha dicho...

Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había peleado de joven, había perdido la vista. Este hombre, para poder subsistir y continuar con su vida, desarrolló una gran habilidad y destreza con sus manos, lo que le permitió destacarse como un estupendo artesano. Sin embargo, su trabajo no le permitía más que asegurarse el mínimo sustento, por lo que la pobreza era una constante en su vida y en la de su familia.

Cierta Navidad quiso obsequiarle algo a su hijo de cinco años, quien nunca había conocido más juguetes que los trastos del taller de su padre con los que fantaseaba reinos y aventuras.
Su papá tuvo entonces la idea de fabricarle, con sus propias manos un hermoso calidoscopio como alguno que él supo poseer en su niñez. En secreto y por las noches fue recolectando piedras de diversos tipos que trituraba en decenas de partes, pedazos de espejos, vidrios, metales, maderitas, etc.

Al cabo de la cena de nochebuena pudo, finalmente imaginar a partir de la voz del pequeño, la sonrisa de su hijo al recibir el precioso regalo.
El niño no cabía en sí de la dicha y la emoción que aquella increíble navidad le había traído de las manos rugosas de su padre ciego, bajo las formas de aquel maravilloso juguete que él jamás había conocido...

Durante los días y las noches siguientes el niño fue a todo sitio portando el preciado regalo, con él regresó a sus clases en la escuela del pueblo.
En los tiempos de recreo entre clase y clase, el niño exhibió y compartió henchido de orgullo su juguete con sus compañeros que se mostraban igual de fascinados con aquella maravilla y que pujaban por poner sus ojos en aquel lente y dirigirlo al sol...

Uno de aquellos pequeños, tal vez el mayor del grupo, finalmente se acercó al hijo del artesano y le preguntó con la ambiciosa intriga que solo un niño puede expresar: "Oye, que maravilloso calidoscopio te han regalado...¿dónde te lo compraron?, no he visto jamás nada igual en el pueblo..."
Y el niño, orgulloso de poder revelar aquella verdad emocionante desde su pequeño corazón, le contestó: "No, no me lo compraron en ningún sitio... me lo hizo mi papá"
A lo que el otro pequeño replicó con cierta sorna y tono incrédulo: "¿Tu padre?... imposible... ¡¡¡si tu padre está ciego..!!!". Nuestro pequeño amigo se quedó mirando a su compañero, y al cabo de una pausa de segundos, sonrió como solo un portador de verdades absolutas puede hacerlo, y le contestó: "Si... mi papá esta ciego... pero solamente de los ojos... "SOLAMENTE DE LOS OJOS..."

El amor solo se puede ver con el corazón...
Bien lo supo el zorro, bien lo aprendió el Principito, bien deberíamos entenderlo...
"LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS"

Un besote mi querida Lu

02 febrero, 2008 21:16  
Blogger Qettah ha dicho...

no te olvides niña de una cosa...las verdaderas distancias las marca el corazón.

Besos...Qettah

PD: BUEN FIN DE SEMANAAAA
PD2: me puedes decir como hago para linkear a la gente que os sigo, es que formatee mi pc y he perdido mis favoritos. Gracias.

02 febrero, 2008 22:00  
Blogger Soraya ha dicho...

Luisa, es triste la historia que cuentas, pero te dire que muchas suceden estas realidades, el amor puede llegar tarde...para alguno de los dos que se reconocen uno mismo, pero es cuando hay que tener mucha valentia, o rompes lo que tienes y te ata y no te contenta, o volteas la pagina y sigues con tu vida de siempre, y no se mira mas atras.
Eso depende mucho de como somos, de nuestro temperamento, y de lo que esperamos de la vida.

Un abrazo muy fuerte,

Soraya

02 febrero, 2008 23:13  
Blogger los retales de Luisa ha dicho...

Gracias Birrily, eres un sol .Besitos .

Alberto me sucedió algo parecido a lo que he contado pero bueno el tiempo es el que termina diciendo si hiciste bien o mal en una situación así .

Gatadangora eres fantastica .Besitos .

Fermina Daza gracias a Dios que ya nadie muere por las penas del corazón ,que razón tienes !!!

Jose Carlos tu si que eres un cielo ,gracias por el correo .

Pero que razón tienes siempre Nieve !!!

Qettah las distancias no las hace el tiempo ,las hacen las personas .

Gracias Soraya ,la verdad como decua más arriba a mi me pasó una historia muy parecida a la que cuento y estuve a punto de dejar toda mi vida ,mi trabajo ,mi familia ,TODO ,pero menos mal que al final no lo hice ,a dios gracias !!!
Besotes .

02 febrero, 2008 23:59  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal